639 068 179  

Aislamiento acústico

Se puede insonorizar una vivienda o un recinto por partes o bien realizar una insonorización integral. Existe la posiblidad de aislar ruidos aéreos (voces, televisión, aparatos electrónicos, alarmas) eficazmente con una medida de aislamiento económica que comentamos a continuación, localizando la fuente sonora aérea.

Debido a la posible presencia de puentes acústicos en la gran mayoría de los casos, no es posible aislar los ruidos de impacto (sillas que se corren, tacones que pisan sobre el solado, bolas que recorren la habitación) sin realizar una insonorización integral acústica. En estos casos lo más eficaz y económico es llegar a un acuerdo con el vecino de la vivienda superior, e instalarle una solera desolidarizada, o acordar que ponga moqueta. Si eso no es posible, o los ruidos de impacto provienen de muchos vecinos distintos hay que realizar importantes obras ya que deben insonorizarse muros, tabiques, techos, soleras, tuberías, armarios empotrados, puertas y ventanas.


Insonorización de muro

Mediante colocación de trasdosado tipo pladur y aislante fonoabsorbente Isofloc. Se recomienda espesor a partir de 80 mm de aislante para que el material absorbente actue sobre todas las frecuencias, tanto las bajas como las altas.

Con un excelente material fonoabsorbente que existe en el mercado, Isofloc ayuda a reducir sustancialmente los ruidos aéreos, convirtiendo la energía del ruido en calor.

Con el tabique pladur (doble o triple) obtenemos un efecto desacoplador acústico importante, al unir un elemento flexible a un rígido y un espesor amplio a un espesor de muro fino.

Con una lámina viscoelástica intercalada entre dos paneles de pladur se consigue mejorar la absorción de frecuencias bajas y se evita la vibración de dichos paneles.

Insonorización de techo

Mediante colocación de trasdosado tipo pladur y aislante fonoabsorbente Isofloc. Se recomienda espesor a partir de 80 mm de aislante para que el material absorbente actue sobre todas las frecuencias, tanto las bajas como las altas.

Con Isofloc, un material muy fonoabsorbente con un alto coeficiente de absorción acústica, poro abierto, ayuda a reducir los ruidos, conviertiendo la energía acústica en calor

Con el falso techo tipo pladur, que no deberá tener uniones rígidas sino elásticas en las esquinas, actúa como elemento acústico desacoplante, dado su espesor fino frente al forjado y su menor rigidez.

Con una lámina viscoelástica intercalada entre dos paneles tipo pladur, se consigue mejorar la absorción de frecuencias bajas y se evita así la vibración de dichos paneles.

Insonorización de suelo y armarios empotrados

Mediante colocación de material fonoabsorbente de reciclaje, tipo Copopren a partir de espesores de 20 mm es posible reducir sustancialmente ruidos que provengan del vecino de abajo. La colocación del material reciclado tipo copopren debe hacerse por una empresa especializada dado que hay que evitar puentes acústicos y deben estudiarse soluciones intermedias para compensar las rigideces y elasticidades de los distintos materiales.

Copopren es un material de poliuretano de poro abierto que se utiliza comúnmente para aislar discotecas, pubs y locales comerciales.

A TENER EN CUENTA:

1. PRINCIPIO DE LOS PUENTES ACÚSTICOS: deben eliminarse todos en la medida de lo posible. La presencia de alguno de ellos pone en riesgo el resultado del conjunto. Por tanto insonorizar por partes ayuda a reducir la transmisión de ruidos aéreos, pero solamente la insonorización integral lleva a resultados óptimos en los que también se aislan los ruidos de impacto.

2. PRINCIPIO DE LEY DE MASAS: se pueden aislar ruidos vecinales colocando muros macizos de gran densidad, si la obra es nueva. Este aislamiento actúa por el principio de ley de masas, cuanto mayor la densidad del material, mayor el aislamiento. En rehabilitación en conjunto con tabiques pladur se usan placas de plomo, mucho más finas pero también muy densas.

3. PRINCIPIO DE DESACOPLAMIENTO ACÚSTICO: efecto debido al uso combinado de tabiquería tipo pladur o falso techo y forjado, muro de albañilería. El efecto desacoplador ayuda sustancialmente a reducir la transmisión de ruido.

4. PRINCIPIO DEL MATERIAL FONOABSORBENTE: tiene que ser un material poroso o fibroso, de poro abierto, con coeficiente próximo a 1, que por rozamiento molecular convierta la energía del ruido en calor. No puede ni debe ser espuma de celda cerrada, ya que ésta descompensa el principio de desacoplamiento acústico, al unir todos los elementos de forma rígida, y ser de poro cerrado.